Páginas vistas en total


"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo" (Oscar Wilde). "Me he dedicado a investigar la vida y no sé por qué ni para qué existe" (Severo Ochoa).

domingo, 10 de noviembre de 2013

Salamandras gigantes (II)

Además de la salamandra gigante china (Andrias davidianus), de la cual se habla en este enlace, existen otras especies de salamandras que alcanzan un gran tamaño.

Un ejemplo es la salamandra gigante japonesa (Andrias japonicus), Temminck, 1836. Al igual que la salamandra gigante china también pertenece a la familia Cryptobranchidae. Su aspecto es muy parecido al de su pariente china, con la cabeza, el cuerpo y los 2/3 distales de la cola fuertemente comprimidos, ojos muy pequeños y sin párpados, patas cortas y aplanadas. Posee una cola corta con una aleta dorsal que alcanza el punto de inserción de las patas traseras y una aleta ventral. La piel es suave y resbaladiza, con arrugas, pliegues y tubérculos. La coloración suele ser rojiza tirando a marrón o marrón amarillenta, con manchas de irregular distribución. La especie no muestra dimorfismo sexual, excepto en la época de reproducción, en la que los labios cloacales se hinchan en el macho.

Solamente su pariente china la supera en tamaño dentro de los anfibios, ya que la salamandra gigante japonesa alcanza 1.50 metros de longitud y un peso de hasta 35 kilos, aunque según la Agencia de Medio Ambiente de Japón, muchos de los ejemplares encontrados miden entre 60 y 70 cm. El individuo más grande registrado en libertad medía 136 cm. y pesaba 26,3 kg. El hocico es más redondeado y la cola un poco más corta que en la salamandra china. La variación genética de estos animales es baja (Matsui & Hayashi, 1992; Matsui et al., 2008).

Andrias japonicus en un acuario japonés. Autor: SMcCandlish / Wikimedia Commons.

Es una especie bien adaptada a la vida acuática. Es activa generalmente por la noche, usando su olfato y tacto para localizar a las presas. Se alimentan de peces, salamandras más pequeñas, gusanos, cangrejos y caracoles. Tienen un metabolismo muy lento, pudiendo pasarse hasta 3 semanas sin comer. Durante el día suelen descansar bajo rocas. Su piel tiene funciones respiratorias. Tanto su gran tamaño como la ausencia de branquias se piensa que tienen influencia en el hábitat de la especie: las corrientes de agua rápidas y frías en las que abunda el oxígeno (CITES 2003).

Esta salamandra es endémica de Japón, concretamente se encuentra de manera natural en el centro y oeste de Honshu, en la isla de Shikoku y en el noreste de Kyushu (Tochimoto, 1996).

Distribución geográfica de Andrias japonicus (mapa de IUCN Red List).

Vive tanto en ríos relativamente grandes como en pequeños afluentes de aguas limpias y frías que fluyen a través de regiones graníticas y de esquistos entre los 300 y los 1.000 metros de altitud, normalmente en regiones boscosas, aunque ha sido ocasionalmente encontrada en ríos de áreas urbanas.

La reproducción tiene lugar a finales de agosto o principios de septiembre. Para ello, cientos de individuos se congregan alrededor de los nidos. Los machos luchan ferozmente entre sí, llegando a morir algunos individuos a causa de las heridas. Las hembras depositan largas cadenas de huevos (400-600) unidos a modo de largas cadenas. Tienen un diámetro de unos 5 mm y una cápsula gelatinosa externa. A temperaturas del agua entre 8 y 18 Cº el desarrollo embrionario dura entre 40 y 60 días (Kubawara et al., 1989). En octubre-noviembre eclosionan larvas de unos 30 mm, las cuales comienzan a alimentarse después de la absorción del vitelo. Los machos alcanzan la madurez sexual cuando miden 30 cm, mientras que las hembras la alcanzan con 40 cm. Previamente en ambos casos pierden las branquias. El periodo larvario dura entre 4 y 5 años, tras lo cual son necesarios otros 10 años para alcanzar la edad adulta.

Dos salamandras gigantes japonesas en el acuario de Kyoto (Japón). Wikimedia Commons.

La salamandra gigante japonesa se encuentra clasificada por IUCN Red List como "Near Threatened", es decir, casi amenazada, debido entre otros factores a que su área de distribución está disminuyendo y seguramente no supera los 2.000 kilómetros cuadrados. Además la calidad de su hábitat también se encuentra en retroceso. Se trata de una especie poco común y la tendencia de sus poblaciones es a decrecer.

Las principales amenazas para la especie son construcciones humanas, como las presas para la obtención de energía hidroeléctrica, los refuerzos de hormigón a lo largo de la ribera de los ríos para el control de inundaciones y erosión, la agricultura y la construcción de carreteras, todas ellas construcciones que afectan de manera importante gran parte del hábitat ribereño de la salamandra (Okada et al., 2008). El animal era cazado en el pasado tanto para ser consumido como alimento como para propósitos medicinales, pero está totalmente protegido por ley desde 1952. Además la especie está incluida en el Apéndice I de CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas).

                                       

Otra amenaza para la salamandra gigante japonesa la supone la competencia con la salamandra gigante china (Andrias davidianus), introducida en Japón. La poca variabilidad genética que muestra la especie supone un problema a la hora de hacer frente a las amenazas.

La salamandra gigante está declarada como monumento natural en el país nipón y su hábitat ha sido protegido en determinadas zonas. El zoológico de Asa lleva criando en cautividad estos animales desde 1979 y rescatando individuos de áreas degradadas, aunque no se ha llevado a cabo ninguna reintroducción en la naturaleza.

Más información acerca de la salamandra gigante japonesa:

Fotos de un ejemplar de salamandra gigante de impresionante tamaño

La salamandra gigante japonesa en Amphibiaweb

Galería de fotos y vídeos en ARKive

http://www.iucnredlist.org/details/full/1273/0

Encyclopedia Of Life

La salamandra gigante japonesa en su hábitat natural (vídeo de la BBC)

Las salamandras gigantes en Wikipedia

Vídeo del canal Discovery

Vídeo de un ejemplar en un acuario